¿ERES PATO O ÁGUILA?

Les comparto este excelente artículo del empresario, escritor y conferencista Harvey Mackay:

 

Un día paré un taxi que se veía pulcro y brillante. El chofer, muy bien vestido, me abrió la puerta y me dijo: “Buenos días, soy Willy, para servirle. Mientras guardo su maleta me gustaría que lea esta tarjeta”. La leí, decía:

 

Misión de Willy:

Llevar a mis clientes a su destino final

de la manera más rápida y segura posible,

en un ambiente limpio y amigable.

 

¡Quedé impactado! Willy me dijo, “¿Le gustaría un café o una infusión? Tengo un termo.” Bromeando le dije: “No gracias, mucho calor”. Me respondió: “No hay problema, tengo también un cooler con agua helada y jugos”.

 

Luego me preguntó si la temperatura del aire estaba bien y añadió: “Si desea algo para leer, tengo el periódico de hoy y algunas revistas… ah, avíseme si desea escuchar alguna radio en particular o a su cantante favorito, tengo música de prácticamente todos”.

 

Acto seguido me preguntó si tenía ganas de conversar sobre algún tema o si prefería tener un viaje en silencio para que yo pudiese descansar o pensar.

 

No pude resistir el preguntarle: “Siempre has atendido a tus clientes así?”.

 

“No, no siempre. Recién desde hace dos años. Antes me la pasaba quejándome todo el día, igual que la mayoría de personas. Un día escuché a un especialista en desarrollo personal. Escribió un libro llamado “Lo que tú eres hace la diferencia” .

 

Decía:《Si te levantas en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendrás. Deja de quejarte. Sé diferente. No seas un pato, sé un águila. Los PATOS solo hacen ruido, las ÁGUILAS se elevan por encima del grupo.》

 

“Yo estaba todo el tiempo haciendo ruido y quejándome. Entonces ese día decidí cambiar mi actitud y ser un ÁGUILA. Miré otros taxis y choferes… autos sucios, conductores poco amigables y clientes descontentos. Decidí cambiar. Y vaya que si me fue bien.

 

En mi primer año de ÁGUILA dupliqué mis ingresos. Este año estoy cerca de triplicarlos. Casi todos mis clientes son los mismos, personas que me llaman todo el día al celular para pedirme servicios. Rara vez estoy libre, como hace un momento. Y si yo no puedo atender a algún cliente, le consigo a uno de mis amigos taxistas ÁGUILAs para que les haga el servicio”.

 

Willy era fenomenal, hacía el servicio de una limusina en un taxi normal. Decidió dejar de hacer ruido y quejarse como los patos, para volar por encima del grupo como las águilas.

 

No importa si trabajas en una oficina, en una fábrica, eres maestro, servidor público, político, deportista, ama de casa o empresario. Lo importante no es lo que haces, sino cómo lo haces. Eso es lo que realmente marca la diferencia.

 

Y ahora, ¿Seguirás quejándote todo el tiempo y mal gastando tu energía, como hace el montón? ¿O decides al fin elevarte por encima de todos y ser el protagonista de tu vida?

 

A CADA MOMENTO, TÚ ELIGES.

 

Fernando Morán Barton

Coach, Facilitador y Blogger.